viernes, 10 de noviembre de 2017

“Cincuenta”: Conexiones asombrosas con Los Beachers


Rainer Tuñón Cantillo

Los picantes sonidos de la música afro panameña se están redescubriendo para nuevas generaciones, y la legendaria agrupación bocatoreña “The Beachers”, que sigue celebrando en grande sus 50 años de trayectoria artística, está preparada para seguir la batalla colocándose entre los grandes exponentes de esta inquietante música con calidad de exportación.

Para muestra, tan sólo un botón. El tema "África Caliente", descrito por el maestro de la radiodifusión panameña, Roosevelt De Ycaza, como una explosión musical que combinaba lo latino, lo autóctono, el calipso, el soca, el soul, los ritmos caribeños y lo anglosajón, superó las ventas locales con más de 10 mil copias de acetato desatando la alegría, tanto en las salas de bailes como en la sala de los hogares.

“Esta melodía era tan sólo una pequeña probadita de lo que The Beachers tenía en su repertorio”, comentaba Roosevelt mientras entrevistaba en la cabina de una radioemisora local a Billy Herron, productor musical de la banda, pero también Vice Presidente de la Fundación Danilo Pérez que, como un puñado de jóvenes músicos, se ha encontrado con esta sonoridad tan panameña y sabrosa como la carimañola.

Lloyd Gallimore, uno de los fundadores de esta agrupación, cuenta que el sonido de “The Beachers” es sin duda, característico de la época de los Combos Nacionales, con la particularidad integrar al órgano como instrumento líder.

“Eso hizo una variación muy especial e identificó a The Beachers desde entones”, compartía Lloyd.

El inicio de The Beachers fue muy revelador, destacan comentaristas radiales consultados por Portada para dar contexto en el origen de esta extraordinaria alineación proveniente de Bocas del Toro.


Corrían los tiempos de “La Universal de Mojica”, “Los Salvajes del Ritmo”, “Chilo Pitty”, “Dorindo Cárdenas”, “Meñique” Barcasnegras, Beto Ovalle, Yin Carrizo, Tito Contreras, “La orquesta de Raúl Ortiz”, “Teresín Jaén”, “Ceferino Nieto”, y por supuesto “Bush y sus magníficos”, rescataba el melómano y coleccionista Mario García Hudson.

Si bien, la agrupación era originaria de la provincia y nació en 1967, todo apuntaba a que sus miembros estaban destinados a imponer un elemento diferenciador de aquella moda al reunir a músicos en un formato de orquesta de unos nueve integrantes para mezclar influencias de la música típica popular, con el calipso, el soul, la salsa, los ritmos cubanos y rock & roll, para convertir la música de “Combos Nacionales” (con reminiscencias muy marcadas a través del trabajo de artistas como “El Gran Combo” de Puerto Rico, así como lo que estaba de moda por la Motown Records, con algo de la propuesta de Carlos y Jorge Santana, sólo por mencionar algunos grandes), en un paradigma musical que reinó por más de una década en Panamá, y que aún se mantiene en el recuerdo de generaciones que disfrutaron sus temas, así en presentaciones, a través de la venta de sus discos y definitivamente en los espacios de fiesta comunitaria conocidos como “Night a Fun”. 

Dennis de Ycaza, co fundador de la agencia “Independiente”, y uno de los creativos que acompaña a la banda para documentar su historia en una pieza documental sobre estas leyendas de la música panameña, manifestaba, durante las sesiones de filmación de este documento histórico, que hay mucho que contar sobre los orígenes y evolución de los bocatoreños, que además, son recordados por conservar el sonido del calipso, pues The Beachers y el mítico Lord Cobra, compartían esa pasión por la buena música, a tal punto que lograron encontrarse en producciones musicales que quedan registradas en la historia. 

De esta manera, agrega Herron, desde su estudio de grabación, conocido como “Folk Lab”, mientras trabajaba en algunos detalles del disco, destacaba que nuevas generaciones se han encontrado con el maravilloso calipso y el aporte de los Combos Nacionales.

Asimismo, el sonido de la época se ha metido en el ADN de estos jóvenes gracias al contagioso “feeling” de The Beachers, a tal punto que ya se está terminando con la producción de un disco nuevo para esta mítica banda local, titulado “Cincuenta”, que incluye colaboraciones del cantante Alfredito Payne, el salsero Camilo Azuquita, Emilio Regueira, líder de Los Rabanes, la agrupación de reggae “roots” Pureza Natural, el artista del género urbano, Latin Fresh y Sammy Sandoval, una de las más destacadas estrellas de la música típica popular de las últimas décadas. 

Compromisos y divinas conexiones

El panorama musical en Bocas del Toro tenía como características fundamentales las notas de un buen calipso, pero también algo de la música de “The Beach Boys”, un referente del pop rock estadounidense, muy de moda en los años sesenta, con mucha influencia de lo cubano. Así, un grupo de inquietos muchachos, entre ellos el cantante Cecilio “Chino”; Williams, el percusionista Feliciano “Larry”; Earlington y Lloyd Gallimore, en el piano, se integran para crear la Orquesta Blackstar, sin embargo, una participación para la Iglesia Episcopal de Bocas del Toro, a petición del padre Josiah, provocó que algunos músicos tomaran otro rumbo para cumplir con la conexión divina y nacen “The Beach Boys”, cuyo nombre cambio a “The Beachers”, para evitar llamarse como el grupo norteamericano, agregando al baterista Guillermo Francis, Cardial Earlington para los coros y Frank "Buggy" Sergeant en el bajo.

Amigos y conocidos de estos músicos contaban, por ejemplo, que ellos llegaron a cargar un viejo y pesadísimo piano, pidieron prestado otros instrumentos, y como “The Beach Boys” se presentaron para no defraudar el encargo del padre, y como producto de aquella atinada informalidad, la noticia corrió por el pueblo, tanto así que grupos como “Los Ases del ritmo” iban entendiendo que ya había más competencia en las fiestas bocatoreñas.

Poco a poco, la gente de Chiriquí Land Company fue patrocinando este gran esfuerzo de los jóvenes artistas y ellos dedicaron más tiempo a producir y complementarse como agrupación. En esos días, se ganaban menos de cincuenta balboas, pero se repartían entre todos los miembros de la banda, comentaban sus miembros fundadores.

¿Y cómo se hicieron más famosos?

El maestro periodista, cantante y productor musical Pete Romero tuvo mucho que ver en ello, luego que quedara impresionado por una presentación en la Feria del Mar en Isla Colón y de inmediato los conectó con los Estudios Loyola, casa disquera de los lores del Calipso, Los Papacitos, Los Caballeros de Colón, Miguel Fernández, Los Superiores, Popo Valderrama, entre otros.

De Ycaza, nos aporta además, que Santiago García, representante de Loyola Records, fue quien los puso la magia en vinil con el éxito “Honey”. “Esos eran los días en que emisoras como RPC Radio en Amplitud Modulada (AM), se convertían en la casa de estos exitosos artistas emergentes”, comentaban otros comentaristas radiofónicos consultados por Portada.

En tanto, Gallimore recordaba que el primer “discjockey” (Dj) que difundió la música de The Beachers fue otro gran maestro de la comunicación social, Don René Rizcalla.

Un éxito tras otro permitió que todo Panamá se deleitara con algo que era reconocido como música de combos nacionales, pero con un toque distinto, el de The Beachers y de pronto se lanza el super hit “África Caliente”, que los catapultó hacia la conquista internacional.

Ya para esos días era fácil identificar ese sonido picante, destaca De Ycaza. Así, la gente pedía temas del calibre de “The walk back” o “One more chance”.

¿Qué otros talentos han pasado por esta escuela musical? Gente ten importante como Sam William, Gene Chambers y Alberto Salazar, así como Raúl Jarvis, Víctor Wright, José Archer, Hiram Arjona y Ernesto Belgrave, sólo por mencionar unos cuantos.

Luego de “África Caliente”, con la disquera continuaron grabando “Beachers en Estéreo”, “Cándida” y “Julia”, y también se dieron oportunidades de presentarse en Centro América, México y otros mercados que pedían conocer esta música panameña.

En la década de los setenta se dieron cambios fundamentales en The Beachers con el fallecimiento de “Buggy” Seargent, la salida de Gene Chambers por un llamado del maestro merenguero, el dominicano Wilfrido Vargas, la oportunidad de “Chino” Williams de ser solista, y definitivamente la crisis musical que supuso la llegada de los equipos “3 en 1” y las discotecas móviles como una nueva forma de disfrutar de varios géneros musicales con costos reducidos. 

Conversando con el escritor Héctor Collado, el poeta recordaba que “Los Mozambiques”, “Los Soul Fantastic” o “Los Panaswing” eran las agrupaciones más populares en cuanto a lo que se denominaba combos nacionales, sin embargo, “The Beachers”, eran punto y aparte, por combinar sabor y alegría en un mosaico de géneros musicales.

Historia para nuevas generaciones

Después de más de una docena de producciones discográficas, más de 25 sencillos y convertirse en el referente obligado de la diversión por más de medio siglo en Panamá, “The Beachers” siguen dando el siguiente paso: la conquista del mercado joven y las redes sociales, a través de un sonido original que no pasa de moda.

Por ello, Gallimore se siente muy optimista por lo que ocurrirá en el en el 2018, pues esperan una reacción positiva entre sus seguidores y los que no son conocen mucho de la banda, producto del lanzamiento del disco “Cincuenta”, que tendrá en octubre del presente año su fecha de lanzamiento oficial.

“Sabemos que por la variedad del material que trae este disco, del cual nos sentimos muy orgullosos, debemos cubrir prácticamente todas las edades en la República de Panamá”, agrega Don Lloyd, quien es consciente de que se está redescubriendo una industria musical en Panamá que necesita una base sólida inspirada en el calipso y lo bueno de los combos nacionales.

En los bailes, la gente sigue hablando de “The Beachers”. Hace poco, durante un evento ferial, un periodista de televisión entrevistaba a los bailadores sobre la presentación de la banda. Aún hay respuestas.

“Es alegre, sano. La gente se divierte con su música”, comentaban dos complacidas señoras junto con sus parejas en una pista de baile. “Esa pregunta, ni se pregunta, son puro sabor”, reiteraban. Así son “Los Beachers”, así es Panamá.




domingo, 25 de junio de 2017

¿Estamos preparados para hablar de sexo?





Rainer Tuñón

Está claro que se trata de un debate que se mantiene como tabú en el seno de algunos hogares, a pesar de enfrentarnos a unas estadísticas muy negativas cuyos resultados muestran una actividad empujada a la realidad de los embarazos precoces y el aumento en las enfermedades de transmisión sexual.
Si bien la respuesta está en la educación, tanto científica como teológica, así como en los valores morales y familiares, trasladando un conocimiento completamente natural de padres a hijos, resulta que son los mismos progenitores quienes no están preparados académica, cultural o socialmente para poder enfrentar todas las respuestas y situaciones que nuestros niños y adolescentes desean obtener para evitar ser un número de estadística que analizamos y cuestionamos por la falta de políticas claras en esta materia.
Conversaba recientemente con la sexóloga Yumari Guerra sobre este conflicto llamado sexo y ella respondía que la educación sobre la sexualidad se ha convertido en un problema respecto a algo que es tan hermoso, pues a partir de nuestra conducta, lo volvemos un caos que nos cambia la vida para siempre.
De allí es que uno sienta la necesidad de estudiar responsablemente los temas de sexualidad, pues el vínculo sexual es lo que distingue a la pareja, establecida como tal, de cualquier otra relación en sociedad.
En la relación de parejas, hablar de sexo es algo tan difícil, sobre todo cuando no existe comunicación fluida entre sus integrantes, y muchos de los problemas que se dan y que además vemos desfilar ante los medios de comunicación, ahora con redes sociales, tienen que ver con la responsabilidad sexual y la inteligencia emocional.
De hecho, somos testigos de que abunda el contenido sexual mal llevado en los medios de comunicación, ya sea para vender o ridiculizar abiertamente conductas sexuales, que en nada ayudan al entendimiento pleno de un crecimiento emocional a partir de una adecuada, franca y respetuosa educación sexual.
¿Puedes hablar de sexo con tu pareja, con tus hijos, con tus hermanos, tíos, padres y abuelos? ¿Puedes conversar de temas sexuales sin ridiculizar, mofarte por las preferencias o sentir culpa o miedo, sin que te tilden de soez, pecaminoso, pervertido, morboso, ingenuo o tonto?
Hablar de sexo avergüenza si no se cuenta con toda la información posible para orientar positivamente a nuestros seres queridos, máxime si aún no logramos tener consensos sobre un acuerdo muy sencillo: todos somos seres sexuales y podemos avanzar para desterrar mitos y tabúes. Tan solo hablemos claro, pero sabiendo que la sexualidad es un complemento del sentimiento más importante que rige nuestras vidas, el amor.

jueves, 8 de junio de 2017

Wonder Woman: Amor, justicia e igualdad en tiempos de guerra


Rainer Tuñón C.

La tercera integrante de la trinidad de DC Comics se ha convertido en toda una revelación cinematográfica al ser, de momento, el personaje del año. Diana de Themyscira (hogar de las Amazonas) o Diana Prince, su alter ego, pudo reconciliarse con los tradicionales valores de lucha por la justicia, el amor, la paz y la igualdad sexual, que han sido puestos de manera tenue en tantas historias de super héroes llevados al cine, y de paso encontró la forma de motivar a los chicos y jóvenes por el estudio de la mitología griega, a partir de las aventuras de estas nuevas figuras mitológicas.

El hecho de que una directora como Patty Jenkins, cuya ópera prima fue la cruda y emotiva “Monster”, que le valió un Oscar a Charlize Theron, haya estado detrás de las cámaras de este debut protagónico de Gal Gadot, actriz y modelo israelí ya conocida por ser parte del elenco de la serie “Rápido y Furioso”, ha sido un factor clave en la lluvia de buenas críticas que han caído sobre “Mujer Maravilla”, el más reciente proyecto del universo de DC Comics, cuyos anteriores mega intentos, han sido favorables en la taquilla, pero de cuestionable calidad narrativa.

Y eso que la apuesta fue sencilla, pero arriesgada, tan cercana a lo que Marvel desarrolló al colocar al nuevo “Capitán América” (cuya segunda parte es la mejor) en el contexto de la lucha por la libertad, sin que luciera como elemento de propaganda burda norteamericana de la Guerra Fría.

Ambas películas se movieron atinadamente a construir sus personajes desde el inicio.

En el caso de la “Mujer Maravilla”, la relación con su madre Hipólita (Connie Nielsen) y su tía Antiope (Robin Wright, lo mejor del filme a mi criterio), la inocente lucha por hacer el bien y salvar al mundo como tarea innata de una Amazona, el amor y la entrega total en el mismo escenario de la I Guerra Mundial, y el nexo directo con los temas actuales y la invitación a lo que será “La Liga de la Justicia” (de donde ella misma venía sorprendiendo desde “Superman vs Batman”), hacen que el relato cuente con esos momentos de emoción y alegría, dignos de las mejores películas de este género.

El filme tiene algunas fallas, pero se compensan con la efectiva dosis de humor, buenos efectos digitales, el inigualable carisma de Gal, muy semejante al efecto de Linda Carter en las inolvidables temporadas de la teleserie, y definitivamente un elenco que se pone a la altura del proyecto, entre los que se destacan Danny Huston, una irreconocible Elena Anaya, Ewen Bremer, Said Thagmaoui, David Thelwis y por supuesto Chris Pine como Steve Trevor, el interés sentimental de la heroína.


Con “Suicide Squad”, el placer culposo del año pasado y ahora “Wonder Woman”, pareciera que están apareciendo dignos competidores para destronar el reinado de los héroes de Marvel, esperando que el público mismo siga disfrutando de los mejores momentos de sus juguetes, cómicas e historietas de pasquín en la pantalla grande. (8/10)

domingo, 28 de mayo de 2017

El retorno de los tripulantes del Perla Negra

Rainer Tuñón C.

Una nueva película de “Piratas del Caribe” supone un riesgo enorme dado el desgaste natural que ha sufrido la serie que iniciara en el 2003 con la “Maldición del Perla Negra”. Desde entonces, este serial de Walt Disney Pictures se han convertido en una exitosa franquicia que lamentablemente sacrifica golpes narrativos que la hagan lucir más robusta, por espectaculares efectos visuales que se complementan con un humor que mantiene sazonado a estos filmes que en las últimas décadas estaban destinados al olvido, a pesar de recaudar más de 3 mil millones de dólares en el mundo.
¿Ustedes recuerdan haber visto “La Pirata”, de Renny Harlin, con Geena Davis, “Piratas”, de Roman Polanski o aquella de Los Muppets? Estos son títulos que sepultaron este sub género que fue muy popular en la época de oro del cine y poco a poco fue desapareciendo, a pesar de la nostalgia por revivirlo.
Por fortuna, el parque temático sobre estos ladrones del mar que existe bajo el sello Disney motivó hace más de quince años a los guionstas Ted Elliott y Terry Rossio y al productor Jerry Bruckheimer levaran el ancla y llevaran al Perla Negra hacia puerto seguro y desde entonces el público sucumbió ante la embestida de la flota pirata.
Este año, los directores noruegos Joachim Rønning y Espen Sandberg, responsables por la comedia de vaqueras “Bandidas”, con Penélope Cruz y Salma Hayek, y que fueran nominados al Oscar en la categoría de mejor película en habla no inglesa por su trabajo en “Kon Tiki”, toman la brújula para para entregar una apenas aceptable nueva saga del capitán Jack Sparrow, que se sostiene primordialmente por el carisma propio de este personaje, el elenco de antihéroes y villanos, algunas divertidas secuencias de acción con guiños del típico humor de doble sentido que no decepciona a la gran masa que ya inició aportando más de 100 millones en la taquilla global a tres días de su estreno y buscará meterse entre “La bella y la bestia” y “The Fate of the Furious”, que hasta ahora son las más taquilleras del año.
En “Piratas del Caribe: La venganza de Salazar”, la escogencia del antagonista que recae en el extraordinario actor español Javier Bardem, ha sido de lo más aceptable, a pesar de que la historia detrás de su motivación no tenga fuerza suficiente para llevar el peso del filme, que como siempre, queda en manos de Johnny Depp (ya golpeado por sus últimas apariciones en fracasos comerciales como “El llanero solitario”, “Mordecai”, “The rum diaries” y “Alicia a través del espejo”) y Geoffrey Rush como el capitán Barbossa.
En esta nueva historia, el hijo de Will Turner deberá hallar el tridente de Poseidón para liberar a su padre de la maldición, no sin antes hallar a un Sparrow que pasa por mala racha, un Salazar que lo busca afanosamente para quitarle la vida, la marina inglesa que quiere el dominio del Caribe, una científica que resulta ser hija de Héctor Barbossa y el retorno de Will, Elizabeth… y ¿Davey Jones?
Al final , “Piratas del Caribe: La maldición de Salazar” funciona como un espectacular film de aventuras con los conocidos aportes de esta serie, errores y aciertos en cuanto a sus recargados efectos especiales, la acentuada picardía y personajes que quedan en la memoria de generaciones. Será exitosa, supongo que sí, aunque se siga cuestionando la calidad de sus ingredientes. (5.8/10)

lunes, 1 de mayo de 2017

Las películas más entretenidas en lo que va del 2017


Rainer Tuñón C.
Los cinéfilos se preparan para el estreno de los conocidos “summer blockbusters”. Allí, el regreso de los Guardianes de la Galaxia, los Transformers, "Cómo ser un Latin Lover" el rayo McQueen de “Cars 3”, entre muchos otros más, buscarán destronar el reinado de “Rápidos y Furiosos 8”.
Mientras tanto, los fanáticos hemos disfrutado de una oferta muy interesante de filmes que, en lo que va del año, han demostrado tener el balance perfecto entre la calidad del relato y el enganche a la audiencia, por ello, les ofrecemos la siguiente selección de las más entretenidas, hasta ahora, entre ellas:
  1. Logan. Una buena despedida del personaje que popularizó al astro Hugh Jackman. En esta última entrega, dirigida por James Mangold, Logan, ya sin mucha fuerza, es convencido por el profesor X para que proteja a una niña con poderes similares a él, que parece ser el futuro de los X Men. Lo mejor de esta película: el tono melancólico y violento de esta última salida de Wolverine.
  1. Get Out. La relación interracial cambia dramáticamente de tono para convertirse en una auténtica saga de suspenso sobre un joven afroamericano que pasará el fin de semana con la novia y la familia de la novia, y pronto va descubriendo situaciones inquietantes de esta familia. “Get Out” ha sido una agradable sorpresa de bajo presupuesto que resultó a la perfección en la taquilla estadounidense.

  1. Baby Boss. La historia une al imaginativo Tim y a su recién llegado hermano bebé (en la voz de Alec Baldwin), quien de inmediato es visto como un invasor -ladrón de amor- que con sonrisas y coquetería, lo irá desplazando. Detrás de esta rivalidad se esconde la motivación real del recién nacido. Resulta que es un ejecutivo senior de la empresa que trae a los bebés al mundo y debe detener los planes de una corporación que fabrica mascotas de eterna duración para desplazar a los neonatos del mundo y así robar la felicidad de crecer en un mundo donde los bebés reinan. El filme se basa en el libro de Marla Fraze, y cuenta como guionista a Michael McCullers, que se popularizó por la segunda parte de la serie de Austin Powers (Mike Myers): The Spy who shagged me.

  1. Beauty and the beast. Sí, es una nueva versión de la increíble historia de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, cuya puesta en escena anterior, la de dibujos animados, se convirtió en un hito en la historia del cine, logrando ser la primera en su género en ser nominada al Oscar como Mejor Película de Animación. Este año, Bill Condon, creador de interesantes historias como “Dioses y Monstruos”, “Mr. Holmes”, “Kinsey” y el musical “Dreamgirls”, se inspira con la batuta de Disney y arrasa en taquilla con esta película que tiene un elenco brillante y unos recursos técnicos de primera para enamorar a sus seguidores.

  1. Rapido y furioso 8. Esta franquicia se ha convertido en una auténtica plataforma multicultural para mostrar a la gran audiencia que el cine de acción cuenta con héroes y villanos de todas partes del planeta, asimismo los conceptos básicos de honor, respeto, amor, familia, aliados y amigos que no tienen frontera. Ahora, a Dominic Toretto lo llevan a convertirse en enemigo de su propio equipo gracias a las acciones de la villanísima “Cypher”, protagonizada por Charlize Theron.

  1. Split. Kevin (James McAvoy) tiene 23 personalidades diferentes, y por esta razón lo obligan a raptar a tres muchachas, porque serán ofrecidas a uno que queda una por emerger: una bestia de poder inimaginable. Es un buen ejercicio de suspenso de parte del realizador del “Sexto Sentido”, M. Night Shyamalan que, si eres fanático de sus películas, de inmediato la relacionas como una secuela de “El Protegido”, aquella que protagonizaron Bruce Willis y Samuel L. Jackson.

  1. Kung Fu Yoga. Es una aventura nueva de Jackie Chan, interpretando a un profesor de arqueología que se une con una bella profesora de la India para encontrar un tesoro perdido en el Tíbet. Es el tipo de aventuras como las de Indiana Jones, pero al estilo de Chan, esta vez mezclado con “Bollywood”. El resultado: muy divertido… con un león de pasajero y baile final incluido, como debe ser.